¿Deben los niños y los preadolescentes tener teléfonos móviles?

debe mi hijo tener un teléfono móvil Consejos

Los teléfonos móviles son muy populares entre los niños, especialmente entre los preadolescentes y los adolescentes. Pero muchos padres no están seguros de cuándo es apropiado que los niños tengan un teléfono. A diferencia de otros problemas de crianza, la mayoría de nosotros no podemos recordar nuestra propia infancia para ver cómo manejaron este tema nuestros padres.

Para muchos padres, un teléfono móvil parece algo más que los niños les fastidian para que lo adquieran, como un iPad, una Xbox, una Wii o un nuevo ordenador portátil.

Los adolescentes y los preadolescentes probablemente ven el tema del teléfono móvil de forma diferente. Para ellos, conseguir un teléfono móvil es un paso hacia la independencia. También suele ser un símbolo de estatus entre sus amigos.

Algunos colegios prohíben los teléfonos móviles, por lo que es posible que tu hijo no pueda tener o utilizar el teléfono durante el tiempo en que es más probable que esté fuera de casa. Otros colegios permiten que los niños tengan y utilicen los teléfonos entre las clases.

Argumentos a favor de los teléfonos móviles para niños

Una muy buena razón para que tu hijo tenga un teléfono es que te permite estar en contacto con él en casi todo momento. Tu hijo puede avisarte de que una clase de gimnasia o un entrenamiento de béisbol ha terminado antes de tiempo, por ejemplo.

Cuando tu hijo tiene un teléfono, puedes ponerte en contacto con él fácilmente en caso de emergencia. Esta sensación adicional de seguridad es probablemente la única razón por la que los padres deberían considerar la posibilidad de regalar un teléfono móvil a un niño pequeño. En el caso de una tragedia real, como un tiroteo en un colegio, un teléfono móvil puede ser el único medio de comunicación con tus hijos.

Un teléfono móvil también puede ser una forma importante de mantenerse en contacto con su hijo mayor, especialmente si está conduciendo. Un teléfono con seguimiento por GPS puede ayudarle a saber dónde está su hijo en todo momento.

Los niños más pequeños, especialmente los adolescentes de entre 8 y 12 años, no deberían estar solos. En la mayoría de las situaciones en las que su hijo necesite ponerse en contacto con usted, podrá utilizar un teléfono fijo o el teléfono móvil de un adulto que le supervise.

Aunque la seguridad, la protección y la comodidad son las principales razones para considerar la posibilidad de regalarle a su hijo un teléfono móvil, hay otras ventajas que pueden ser:

  • Evitar que su hijo se quede fuera cuando muchos de sus amigos tienen teléfonos móviles (aunque ceder a la presión de los compañeros no es realmente positivo)
  • Enseñar a su hijo a ser responsable cuando aprenda a cuidar su teléfono, a no perderlo y a respetar los minutos de voz, datos y mensajes de texto de su plan de telefonía móvil.

debe mi hijo tener un teléfono móvil

Argumentos en contra de los teléfonos móviles para niños

Hay muchas razones para no dar a tu hijo un teléfono móvil, especialmente durante la adolescencia.

Coste

Los teléfonos móviles pueden ser caros. Te pueden cobrar cargos adicionales por sobrepasar tus límites de tiempo o de datos, por comprar aplicaciones y música, y por usar Internet. Y eso no incluye el coste de un teléfono de sustitución si tus hijos lo pierden.

Mayor acceso a Internet

Aunque la mayor independencia que un teléfono móvil puede ofrecer a un niño puede ser buena, también puede ser negativa. Con un teléfono móvil, tu hijo tendrá otra forma de comunicarse con el mundo exterior sobre la que tendrás poca supervisión. La mayoría de los teléfonos móviles ofrecen un acceso casi completo a Internet y una amplia gama de aplicaciones que son mucho más difíciles de filtrar y controlar que el ordenador de casa.

Un teléfono móvil también ofrece al mundo exterior otra forma de comunicarse con su hijo. Un delincuente sexual podría esconderse tras el anonimato de los mensajes de texto y las aplicaciones de las redes sociales para hablar con su hijo y prepararlo.

Distracción

Los teléfonos móviles pueden ser una distracción para los niños. Todos sabemos que son una distracción para los conductores, pero los teléfonos móviles también pueden ser una gran distracción para los niños que cruzan la calle a pie, lo que provoca más accidentes y lesiones.1

Problemas de comportamiento

Los teléfonos móviles también ponen a tu hijo en riesgo de meterse en problemas por enviar, publicar o recibir fotos inapropiadas. O un niño puede hacer bromas telefónicas, o ser culpado por ellas si un compañero de clase coge su teléfono y lo utiliza para hacer llamadas inapropiadas.

Tomar la decisión

Si tu hijo está preparado o necesita un teléfono móvil es algo que tendrás que decidir tú mismo. Asegúrese de que su hijo puede asumir la responsabilidad de un teléfono móvil antes de comprarlo. Cuando le compre un teléfono móvil a su hijo pequeño, considere la posibilidad de ponerle algunos límites. Por ejemplo:

  • Compre un plan de prepago con un número limitado de minutos para que no tenga que hacer frente a muchos cargos adicionales.
  • Busca un teléfono que permita establecer límites estrictos, como poder desactivar el acceso a la web y los mensajes de texto. Algunos teléfonos también permiten restringir las llamadas entrantes y salientes a determinados números.
  • Dale el teléfono a tu hijo solo en determinadas ocasiones, como cuando no pueda estar cerca de otro teléfono
  • Descargue una aplicación de rastreo GPS en el teléfono, o exija a su hijo que comparta su ubicación, para que pueda encontrarlo fácilmente cuando lo necesite.
  • Hable de temas serios relacionados con el teléfono móvil, como el ciberacoso, los peligros de la conducción distraída, la etiqueta del teléfono móvil y las normas escolares sobre su uso.

¿Cuándo debo comprar un teléfono para un niño menor de 12 años?

Algunos niños están preparados para tener un teléfono móvil alrededor de los 9 años. Están en tercero o cuarto de primaria y puede que se aventuren a salir por el barrio con sus amigos, vayan a pie o en bicicleta al colegio o les dejen en las actividades por primera vez.

Si se caen de la bicicleta de camino a casa, descubren que el entrenamiento se ha cancelado después de que tú te hayas marchado (historia real) o se meten en un lío con sus amigos, estás a una llamada de distancia. Dado que los niños de esta edad tienden a perder cosas y no tienen los bolsillos más grandes, considera la posibilidad de llevar un reloj inteligente o un teléfono móvil barato.

Los niños menores de 9 años también pueden llevar un reloj inteligente, pero un dispositivo móvil más sencillo puede ser incluso mejor. Los rastreadores GPS para niños tienen botones de SOS para contactar rápidamente con los padres, y el rastreador de localización incorporado te dice dónde están, incluso si no tienen ni idea.

teléfono móvil para niños

¿Cuándo debo esperar para darle a mi hijo un teléfono?

Para que tu hijo tenga éxito, asegúrate de que muestra un cierto nivel de madurez y responsabilidad antes de darle un teléfono.

  • Tu hijo no sabe llevar la cuenta de sus cosas

Los teléfonos no son baratos. Si tu hijo pierde o destruye cosas constantemente, su teléfono no durará mucho. Considera la posibilidad de que tu hijo ahorre para comprar un teléfono plegable asequible y ver cómo le va. Hazles saber que es una prueba y que la responsabilidad les hará ganar la oportunidad de tener un smartphone.

  • Tu hijo ya se distrae con las pantallas

Si ya le cuesta apartarse del televisor o del ordenador para ocuparse de los deberes, la higiene o las tareas domésticas, añadir un teléfono no le ayudará. Ayúdale a equilibrar su tiempo de pantalla con controles parentales o con una política estricta de «una hora de deberes primero».

  • Tu hijo ya sufre acoso escolar o es un acosador

Darles un dispositivo que permite a cualquiera hablar con ellos en cualquier momento es una receta para el desastre, ya que el acoso probablemente empeore cuando no hay nadie que lo observe.

Pero al mismo tiempo, tu hijo no debe ser castigado por el comportamiento grosero de otros niños. No tienes por qué retrasar la adquisición de un teléfono, pero aborda esta compra con precaución.

Para los niños más pequeños, empieza con un dispositivo — como un reloj inteligente para niños — que te permita controlar totalmente su lista de contactos. Para los niños de 13 años en adelante, utiliza una aplicación de control parental que te permita espiar todos los mensajes y/o te envíe alertas de ciberacoso.

tiempo de pantalla para el adolescente

¿Cómo elijo un teléfono para mi hijo?

Tienes tres opciones diferentes para el primer teléfono de tu hijo.

Reloj inteligente para niños

Un reloj inteligente para niños tiene respuestas de mensajes de texto enlatados, no tiene acceso a Internet y tiene una lista de contactos configurada por ti, el padre. Es una opción ideal para los niños menores de 12 años que necesitan una forma de ponerse en contacto contigo, ya sea para avisarte de que el entrenamiento ha terminado o de que han perdido el autobús.

Teléfono diseñado para niños

Un teléfono para niños ofrece un poco más de libertad y tiene el mismo aspecto que un smartphone, pero sin la posibilidad de descargar aplicaciones sin aprobación o visitar cualquier sitio web. Puedes elegir modelos que se conectan o no a Internet y a las redes sociales, dependiendo de cómo quieras que tu hijo utilice el teléfono.

Verdadero smartphone

Por último, puedes optar por un verdadero smartphone. Te recomendamos que elijas un teléfono Android en lugar de un iPhone, ya que las aplicaciones de control parental tienen una mayor funcionalidad en los teléfonos Android. Apple aplica estrictas normas de privacidad que dificultan el control parental.

¿Cómo puedo hablar con mi hijo sobre el uso responsable de su teléfono?

Hazles saber por qué se han ganado este privilegio

Comunícales que confías en que lo usarán de forma responsable. Deben mantener su confianza mediante un uso responsable.

Limite el tiempo de pantalla desde el primer día

No esperes a que tu hijo tenga un problema para limitar el uso del teléfono. Si no les orientas, corren un riesgo importante de sufrir adicción a los teléfonos inteligentes.4 Entre los efectos secundarios están la falta de sueño, el bajo rendimiento académico, la tensión en las relaciones entre padres e hijos y el aumento de la ansiedad y la depresión.

Prueba estas técnicas para vigilar de cerca el tiempo de pantalla de tu hijo:

  • Exija que el teléfono se cargue durante la noche. Mantenga el cargador en la cocina (o en cualquier otro lugar que no sea el dormitorio de su hijo). Utilice una caja de carga con llave si su hijo no puede resistir la tentación.
  • Cree «zonas libres de teléfono». La mesa del comedor es un excelente ejemplo.
  • Designe «tiempos libres de teléfono». Puede ser un período de tiempo estricto (teléfonos apagados y en el cargador a las 8 de la tarde) o algo parecido a «los teléfonos deben guardarse mientras se camina». Las aplicaciones de control parental te ayudan a imponer esto con el «modo silencioso».
  • Ten preparadas actividades alternativas para los momentos sin teléfono. Ya sea que saques juegos de mesa, rompecabezas, libros de rompecabezas variados, bochas, croquet, pinturas y lienzos, la receta de galletas favorita de la abuela o la correa del perro, es tu trabajo establecer estructuras de actividades sin pantalla para tu hijo.
  • Predica con el ejemplo. Los niños son muy observadores y te llamarán la atención por tu doble moral si te pillan navegando sin sentido por Facebook en la mesa. Sigue tus propias reglas y demuestra hábitos saludables con el smartphone.

Preguntas Frecuentes

¿A qué edad debe dejar de revisar el teléfono de su hijo?

La mayoría de las recomendaciones «oficiales» dicen que un niño está preparado para el uso supervisado de un smartphone a los 13 años.

¿Cómo puedo frenar la adicción al teléfono de mi hijo?

Algunas estrategias eficaces le ayudarán a usted y a su hijo a liberarse de la adicción al teléfono:

  • No hacer todo en un solo dispositivo.
  • Cambiar de actividad es bueno tanto para el cerebro como para el cuerpo.
  • Limita el tiempo de pantalla.
  • Desactiva las notificaciones.
  • Establece periodos sin teléfono cada día.
  • Guárdalo.
  • Bloquéalo.

¿Debo quitarle el teléfono a mi hijo por la noche?

Sí. Los padres deberían quitarle el teléfono móvil a sus hijos por la noche. Esto permite a los niños hacer los deberes sin distracciones y dormir tranquilos sin interrupciones. Mantener los teléfonos móviles en una zona común también puede reducir los problemas de comportamiento y los trastornos causados por el uso excesivo del teléfono móvil.

Javier Zurro Catalá

Javier Zurro Catalá es periodista y experto en seguridad. Javier trabajó durante mucho tiempo como periodista en EC Cultura. Últimamente a Javier le fascina la tecnología. Esto le ha permitido centrarse en escribir sobre aplicaciones de espionaje y otras fuentes relacionadas con diferentes innovaciones tecnológicas.

Rate author
Espiar es Gratis